miércoles, 21 de septiembre de 2016

Llévame a cualquier lugar de Alice Kellen

Título: Llévame a cualquier lugar
Título original: Llévame a cualquier lugar
Autor/a: Alice Kellen
Editorial: Plataforma
Saga: -
Nº de páginas:

Blake y Léane no son las dos piezas de un puzle destinadas a encajar, ni siquiera se gustaban cuando el concurso anual de periodismo de la universidad los puso en el mismo punto de salida.

Él valora sus sueños por encima de cualquier cosa y no dejaría el camino hacia la meta, por una aventura que sabe a ciencia cierta que no durará. Ella posee un acento francés con la capacidad de volverlo loco y su encanto natural parece reflejarse en los ojos de su mayor contrincante.

Cuando el calor de la atracción entra en su punto álgido, el frío de la realidad les muestra que los caminos más largos, a veces deben realizarse con alguien que te sostenga de la mano.

OPINIÓN PERSONAL
Bueno. Creo que soy de las pocas que no le ha gustado este libro. A casi todo el mundo le ha gustado menos a mí. Desde hace tiempo que quería leer el libro solo por las buenas reseñas pero me ha decepcionado muchísimo. Antes de nada quiero decir que no sabía que la autora es española, por el nombre pensaba que era americana pero se ve que es un pseudónimo.

Una de las cosas que no me ha gustado es que la trama principal se ha dejado en un tercer plano. La autora al final le ha dado más protagonismo la trama romántica entre los dos protagonistas. Desde el momento que presentó el protagonista masculino ya sabía lo que iba a pasar porque este libro es muy predecible. La trama es muy floja y predecible. 

Pero vayamos a la guinda del pastel. El protagonista masculino. Blake. Nos lo presenta como un chico mujeriego que cursa el tercer año de periodismo. Alto, pelo negro y ojazos verdes. No soporto a este personaje. Es un gilipollas, estúpido, narcisista, machista y egoísta. Trata a Léane como una mierda. También es posesivo y controlador, sobre todo con su hermana pequeña. La única aspiración en la vida de Blake es hacer la vida imposible a Léane y hacerle putadas. Le hace cada putada que yo flipaba. No sé como Léane podía aguantarlo e incluso besarlo después de lo que pasa por su culpa. Tiene una personalidad muy extraña porque trataba muy mal a Léane pero después era majo y así todo el rato. 

Ahora voy a analizar algunas escenas/ frases que ha dicho Blake durante el libro. ¡Allá vamos



“― ¿A quién intentas impresionar? ― Pregunté ―. Adam está pillado, Ryder te ignora y yo no te tocaría ni aunque mi vida dependiese de ello.

Ella guardó el brillo de labios en su bolso, antes de girarse hacia mí con cierta brusquedad.

―Me arreglo para mí misma, idiota.
―Déjame dudarlo, conozco bien a las mujeres.”

Aquí da a entender que las mujeres nos maquillamos para los hombres. Como si las mujeres estuviéramos horas y horas delante del espejo maquillándonos para que un hombre se fije en nosotros. Mira una mujer si se maquilla es para ella misma como dice Léane muy bien, porque chico no voy a perder el tiempo para impresionarte. *Aplauso para Léane*

Después de esto hay una escena que sinceramente no tiene ni pies ni cabeza. Os pongo en situación ellos dos están en el baño y empiezan a tirarse bolas de papel y agua. Porque ella le salpica con agua y él le sigue el rollo hasta que acaban hechos un cuadro. 

“A partir de ese instante, olvidé que tenía veintiún años y empecé a comportarme como un crío de diez. Ambos dejamos atrás cualquier indicio de civilización mientras continuábamos lanzándonos agua y, más tarde, bolas que papel que terminaron formando una pasta resbaladiza sobre el suelo del servicio. (…) Léane corrió hacia los compartimentos de los servicios y salió sujetando en alto una escobilla del váter. Me apuntó con el arma y retrocedí hasta que mi espalda chocó contra los azulejos de la pared. Justo en ese instante, se abrió la puerta del servicio y el hombre de la ridícula boina nos miró a los dos con los ojos muy abiertos, como si nunca hubiese visto nada igual.”


Pobre señor de la boina que debería de pensar de estas dos personas de unos 20 años tirándose bolas de papel y con una escobilla de váter en la mano. De verdad que yo ni con 6 años hacía esas cosas por favor. Creo que la autora ponía escenas de este tipo para que los lectores no riéramos pero a mí me dio más vergüenza ajena que risa. A lo mejor es que me falta sentido del humor. 

Quiero dejar aquí una de las perlitas que va soltando por el libro.

“ ―¿Has visto lo que he hecho? La he manipulado ―le expliqué―. Los hombres hacemos eso constantemente, está en nuestra naturaleza, nacemos con ese don. Ahora mismo, no solo hemos conseguido pan gratis por hablar de un colgante que me importa una mierda, sino que, si quisiese, tendría en el bote a esa camarera."



Hay otro momento en la novela en la que Blake lleva a casa Léane y la deja en la calle. O sea, está conduciendo y se pará en un sitio cualquiera y le dice que se baje allí. Y Léane no sabe dónde está ese sitio. El caso es que ella se baja y se ve que todo esto era una broma. 

“Esperaba que patalease, que gritase mil improperios e incluso que me rogase, pero contra todo pronóstico ella había bajado del coche con decisión dando un fuerte portazo. En realidad solo pretendía divertirme un rato, no tenía intención de abandonarla en medio de la nada en plena madrugada."


Esto es un poco incoherente. Él solo la ha dejado en medio de la nada para ver cómo reaccionaría para poder divertirse un rato (¿). Yo creo que la gente normal no hace eso y por mucho que odies a una persona no le haces eso. Yo os juro que este personaje no lo soporto. Y lo peor es que ella al final acepta todo lo que le hace. Si que se enfada pero sigue detrás de él como un perrito. 

Hay una putada en especial que quiero resaltar. Para que vosotrxs mismxs podáis juzgar si es infantil o no. Más que infantil es de mal gusto. Yo creo que si esté tío es más gilipollas no nace. 

“―¿Qué le pasa a los bombones?

Rachel salió en aquel momento del baño, con los ojos empañados a causa de la intensa quemazón.
Cogí la caja de bombones y le señalé a Lissa la parte del eslogan donde ponía <<… rellenos de un licor de cerezas que hará las delicias del paladar>>.
―El muy cerdo ha rellenado los bombones de picante ―expliqué― Picante puro.”



Léane. Es un personaje que no me ha gustado tampoco. En algunas escenas parecía muy infantil y tonta. Lo peor de todo es que le sigue el rollo a Blake en vez de parar todo. La trata fatal para que luego se besen. Tengo que recalcar que Léane es una chica que está esperando a su príncipe azul, con eso os digo todo. Me ha recordado un poco a Hardin y Tessa porque él la trata mal y ella sigue con él. Sin embargo no es una relación tan tóxica. Y hablando de la relación entre Blake y Léane no me la he creído y no me ha gustado. Para mí eso no es amor ni es nada y no me han gustado como pareja. Creo que en la vida real no funcionarían juntos. 

Comentaría más cosas del libro pero no acabaría nunca. El libro es entretenido y me hubiera gustado si Blake no fuera tan gilpollas. La gente como él no la soporto lo siento. Que no me gustara a mi no significa que no os guste a vosotrxs.




PUNTUACIÓN

3 comentarios:

  1. Hola!!
    Llevo detrás de este libro desde hace tiempo, lo veía por todas partes y cuando finalmente decidí comprarlo dejó de existir jajaja
    Aunque después de ver tu reseña me has quitado un poco las ganas...
    Por cierto, he estado a punto de perder los ojos leyendo tu entrada, la letra es demasiado pequeña!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ufff, le tuve que dar al + para subir la letra y ni con esas...No me gusta comentar sin haber leído la entrada , lo siento...pero no me deja aumentarla de tamaño...no se si es mi teclado o tu blog :(

    Gracias por la invitación por twitter, te deje tb la mia....espero q devolviendote el comentario , ya el estilo de letra lo pudiste cambiar

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que blogger no me deja agrandar la letra :(

      Eliminar

Anímate a comentar, me encanta saber la opinión de todo el mundo.

 

Template by BloggerCandy.com | Header Image by Freepik